domingo, 19 de abril de 2015

DESFACHATEZ DEL ESTADO MEXICANO; ES LEGAL ADICIONAR INGREDIENTES CAMUFLADOS EN EL QUESO

Se tiene conocimiento que, hace 7000 años, el Pueblo Sumerio fue el primero en elaborar queso. En México, aparece la elaboración de queso después de la caída del imperio Azteca en el año de 1521, como aporte cultural de España. Desde entonces, y hasta el año de 1960, los quesos mexicanos (en su gran mayoría) se destacaron por su genuinidad, es decir, por elaborarse a partir de leche fluida, con métodos tradicionales, y sin mayores ingredientes que el cuajo y la sal. Ese patrimonio cultural que se generó con tiempo, esfuerzo, creatividad y talento de queseros mexicanos, pioneros en la elaboración de quesos mexicanos, se encuentra seriamente amenazado, entre otras causas, por la adulteración de los quesos, que se inicia, notoriamente, a partir de 1960; y con mayor intensidad, desde 1970, tiempo en el que también se inicia, de forma importante, la industrialización de los quesos.

En el afán de legalizar la adulteración de los quesos; se elaboran normas, y hasta se inventan definiciones con artilugios para que los industriales puedan producir y ofertar seudo queso. Actualmente, la Ley de Salud  mexicana, a través de la norma NOM-243-SSAI-2010, en la definición de lo que es queso, permite la adición de ingredientes comestibles, camuflados en el queso para adulterar y de esta forma, elaborar seudo queso que imita al queso genuino. Es el colmo, ahora resulta que para distinguir el queso, se hace necesario llamarle queso genuino para contrastarlo del "queso de imitación", que  usurpa el nombre y la imagen de lo que es queso.

Sabemos perfectamente que al hacer un seudo-queso y denominarlo “queso de imitación”, se tiene toda la intención de engañar al público consumidor, porque en la práctica, al momento de ofrecer el seudo queso, ya sea solo o acompañado con algún otro alimento, no se informa abiertamente que el producto contiene ingredientes comestibles camuflados, tales como almidones, gomas y otras materias económicas que se venden como si fueran queso. De esta forma se estafa al consumidor para obtener una utilidad extra, mal habida.

Consumir seudo queso, sin saber lo que contiene, puede desbalancear nuestra dieta, y por ende, afectar nuestra salud. Al Estado Mexicano le falta ética, pareciera que no le importa la salud del público consumidor; y si, el interés de los industriales. ¿Cómo le va a explicar, el Estado Mexicano a un paciente, que la dieta para adelgazar,  que comprendía queso panela, resultó contraproducente al no saber que estaba adulterado con almidón? Bueno, seguramente le va a decir, irónicamente, que tenga más cuidado con lo que come; pero también, el paciente, víctima de fraude y afectado en su salud, va a perder la confianza en los industriales del queso y  va a eliminar, dentro de su dieta, el consumo de queso.

El problema de los "quesos de imitación" tiene raíces profundas en México. Vivimos en un país donde impera la seudo democracia. Estamos sometidos a un régimen de gobierno injustoque genera contrastes económicos, políticos y sociales. Tenemos un sistema político electoral que propicia el arribo de gobernantes autoritarios, corruptos, incumplidos, sin vocación social ni representatividad democrática; es por eso, que ese tipo de gobernantes no tienen la capacidad para escuchar y resolver la inconformidad de científicos y consumidores del queso. 

Definitivamente  para impedir que lleguen políticos  ineficientes al poder, es necesario ir a la raíz del problema; debemos cambiar nuestro sistema político electoral, y legislar en temas como:

1.- La REVOCACIÓN de MANDATO para que el pueblo decida en todo momento (Art. 39 Constitucional).

2.- La DEMOCRACIA en los MEDIOS de COMUNICACIÓN y  publicitarios, así como el uso racional de los mismos, para que en las contiendas electorales todas las propuestas y debates de los candidatos se difundan equitativamente con cobertura total  y sin dispendio, privilegiando las ideas y no el culto al candidato.

3.- La INHABILITACIÓN de CANDIDATURAS, sus causales y la severa penalización a quienes usan la compra de votos, recursos ilegales, programas sociales, cargos públicos y el rebase al tope de gasto de campaña para favorecer a los candidatos.

4.- La CANDIDATURA INDEPENDIENTE con o sin registro, su mecanismo para acceder al poder y su difusión (Art. 35 Constitucional).

5.- La DEMOCRACIA en los PARTIDOS POLÍTICOS para que los militantes (con cierta antigüedad y probada lealtad) elijan de forma democrática a sus candidatos (sean o no militantes del partido), y de esta forma evitar las candidaturas cupulares. Igualmente, DEMOCRATIZAR las  candidaturas plurinominales para eliminar las CUPULARES.

6.- La AUTONOMÍA del MINISTERIO PÚBLICO, para que el Procurador no sea nombrado por el Ejecutivo, y de esta forma combatir la impunidad y el uso faccioso de la justicia.

7.- La SEGUNDA VUELTA ELECTORAL para que un candidato  ganador   realmente cuente con más del 50% de los votos emitidos.

8.- La COBERTURA en la EDUCACIÓN SUPERIOR PÚBLICA, para que el pueblo este en mejores condiciones de conocimiento y defensa de sus derechos políticos electorales.

Si los anteriores 8 puntos se atendieran, tendríamos gobernantes más eficientes para implementar políticas publicas que rescaten el patrimonio cultural de los quesos mexicanos genuinos, y ayuden a resolver la problemática de seguridad y soberanía alimentaria.

El Estado Mexicano debe garantizar el suficiente abasto de leche a la industria quesera y definir en la norma lo que es queso, sin ambigüedades ni artimañas. El objetivo es evitar  la elaboración de productos que imiten al queso, así como la comercialización de productos que usurpen el nombre queso e imagen. En el planeamiento para resolver la problemática, debe participar la sociedad entera; científicos, académicos, estudiantes, gastrónomos, productores de leche, queseros de todo nivel, y por supuesto el público consumidor, al que nos debemos y que se merece todo nuestro respeto.

Mientras tanto, al consumidor, lo debemos seguir orientando para que defienda su derecho a consumir  quesos mexicanos genuinos; y el derecho a una degustación a pie de quesería, para que verifique la autenticidad del producto.


VÍCTOR MANUEL PEDROZA ESCALERA.

QUESERO ARTESANAL DE AGUASCALIENTES, MÉXICO.


Artículo consultado: 

“Naturaleza, evolución, contrastes e implicaciones de las imitaciones de quesos mexicanos genuinos”.

Autores: Villegas de Gante, Abraham; de la Huerta Benítez, Rafael.

Enlace:


No hay comentarios: